Historia de CAFE

 

CAFE, fué la Visión de Juan Pablo Liriano, un profesor de la escuela Secundaria en Canadá y un emigrante de la República Dominicana. Agradecido por las oportunidades que ha tenido en Canadá y sabiendo lo importante que es la educación para crear oportunidades, Juan Pablo, quiso hacer algo que apoyara iniciativas educativas en países en vías de desarrollo, es decir, dar un poco de lo mucho que ha recibido, en términos de educación y oportunidades en Canadá.

Durante una visita a República Dominicana en el 2002, Juan Pablo, recorrió algunas de las regiones más pobres del país y se dio cuenta de que las necesidades eran muchas y demandaban urgentes acciones. El también vió que había muchas personas muy comprometidas, quienes estaban haciendo grandes esfuerzos para mejorar sus comunidades. Cuando visitó a un ex -compañero de estudios, ahora Obispo de la Diócesis de Barahona, República Dominicana, Mons. Rafael Felipe Núñez, fue presentado a una mujer increíble, llamada Juana Balbuena, quien estaba operando un programa de almuerzo escolar, en una escuela Primaria, en la empobrecida comunidad de Nuevo Amparo. Aunque el programa tenía un impacto positivo en la comunidad, tenía muchos desafíos. Los dos mayores desafíos que enfrentaba eran: la falta de financiamiento y la inhabilidad para responder a la demanda de la comunidad. No todos los niños podían ser incluidos en el programa. Fue con este programa que Juan Pablo vio su oportunidad para contribuir y apoyar a los niños en la comunidad de Nuevo Amparo.

Cuando regresó a Canadá, Juan Pablo, compartió su experiencia con amigos, miembros de su familia y colegas. Pronto el había formado un pequeño grupo de personas interesadas como él, en contribuir y solidarizarse con los más necesitados de nuestro planeta.

El equipo comenzó a reunirse en el 2002, para comenzar el planeamiento del nacimiento de la nueva organización. Se decidió que el enfoque de la organización sería en la educación. El grupo creyó que la educación es la mejor herramienta para ayudar a la gente a mejorar su situación. Esta fuė la experiencia que Juan Pablo tuvo, cuando emigró de la República Dominicana hacia Canadá; donde pudo construir una vida mejor para él y su familia, gracias a la educación que le abrió las puertas de las oportunidades que encontró en Canadá.

El nombre de “Ayuda Canadiense Para la Educación “, o CAFE, fue elegido porque el mismo reflejaba el propósito de la organización. Una vez que decidimos y escribimos la misión de CAFE, se comenzó el proceso para registrar la organización como entidad caritativa. CAFE, fue inaugurada el 25 de Mayo del 2003, en la casa de los Misioneros de Scarboro y recibió su estado caritativo en el 2005.
Aunque CAFE, es una organización caritativa nueva y relativamente pequeña en Canadá, ha continuado creciendo y ya ha tenido un gran impacto, logrando hacer una gran diferencia en la vida de cientos de niños en los países donde CAFE ha estado apoyando proyectos educativos. Desde su primer proyecto en Barahona, República Dominicana y gracias al compromiso, dedicación y esfuerzos de los miembros del Consejo de Directores de CAFE y a la respuesta positiva y generosa de nuestros bienhechores y cientos de voluntarios, quienes han hecho suyo el trabajo de CAFE, la fundación CAFE, ha podido responder y apoyar proyectos educativos que benefician a los niños y jóvenes, mediante el apoyo de iniciativas educativas en Perú, Chile, El Salvador y Bangladesh.

La educación es la llave que abre las puertas de las oportunidades y de un futuro mejor, a las nuevas generaciones, y les permite trillar una vida de libertad, de justicia y dignidad.

En el transcurso de los años, muchas cosas han pasado, pero uno de los eventos más extraordinario fué dar la bienvenida a "Learning for Hope", a la familia de CAFE en el 2012. Learning for Hope fué fundada por el profesor Andrew McLaughlin, quien enseña en la Escuela Secundaria Católica Santa María en Pickering y promociona su trabajo en las escuelas de la región de Durham, Ontario. Learning for Hope había estado apoyando algunas iniciativas educativas en América Latina, principalmente en Cusco, Peru. Los integrantes de CAFE y de Learning for Hope pensamos que unificando nuestras dos pequeñas organizaciones, podíamos ser mȧs efectivos en el apoyo que ofrecíamos y también podíamos llegar a mȧs personas.

 CAFE decidió permitir a los estudiantes en la escuela, usar y mantener el nombre de "Learning for Hope" en su promoción de eventos y recaudación de fondos, pero todas las donaciones y apoyo para los proyectos educativos, serán administrados por CAFE. 

Como parte integrante de CAFE, "Learning for Hope constituye el ala jóven de CAFE  dentro del sistema educativo de Durham.